Missivas


lote-36-revistas-infantiles-anteojito-billiken-genios_MLA-F-3130173773_092012Allá por el 2000 tenía nueve años y todos los lunes recibía en mi casa la revista Genios. Una de las últimas secciones invitaba a “cartearse” con otros lectores. Durante bastante tiempo (al menos varios pares de cartas que fueron y vinieron) me escribí con Andrea, una chica cordobesa de mi edad. Nos mandábamos fotos y compartíamos cosas como si fuéramos amigas de toda la vida, aunque nunca nos vimos. Tan repentinamente como nació se apagó nuestro eufórico intercambio. Recuerdo que la estampilla y el envío salían 75 centavos de aquel entonces…  fue una experiencia hermosa.

*

img_00013Hace poco tomé prestada la alegría de recibir correspondencia. Una amiga tiene la buena costumbre de mandar postales cuando está de viaje y así lo hizo en su última travesía. Llegó solita, sin sobre y con su correspondiente estampilla inglesa. Llegó, pese a los kilómetros y el (aparente) desuso del sistema postal, para revolucionar aquella mañana que parecía igual que cualquier otra.

**

ABUELA HACIENDO LA LISTA DE LA COMPRA 191110Mi abuela se rehúsa al correo electrónico: no quiere ni pensar en la escritura etérea, casi impersonal que la mayoría de los mortales hacemos a través de Internet. Ya no escribe cartas, pero añora el intercambio epistolar con sus hermanas, la dedicación y el ejercicio intelectual y afectivo que escribir una carta conllevaba.

***

Hoy es el Día Mundial del Correo, y pienso cuánto me gustaría revivir la adrenalina de escribir una carta de puño y letra, tomarme la molestia de enviarla (“echarla”) y cuánto más de recibir una respuesta.

El correo tiene sus limitaciones, sobre todo temporales, que atentan contra instantaneidad que hoy predomina en casi todas las actividades humanas. Y quizá en esa misma “deficiencia”, que no pega con los estándares y requerimientos actuales, radica la magia del correo: esa sana ansiedad que nos corroe por no controlar la suerte y el destino de la misiva desde el momento en que nos desprendemos de ella, ni saber cuánto tardará el cartero en devolvernos la ansiada respuesta… La indescriptible satisfacción de tocar, oler, degustar el sobre ajado, la caligrafía de nuestro interlocutor y sus vericuetos, los datos de rigor consignados, la estampilla que realza su grácil presencia… 

Anuncios

4 comentarios en “Missivas

  1. Muy lindo! Casualmente hace poco conocí una viajera europea que desde Sudamérica manda postales regularmente a sus amigos y familia. Me explicó cómo funciona y estoy en plan de sumarme a este mundo tan lindo de postales. Salud!

    • Yo estoy a punto de mandar un par de postales de Mar del Plata a mis amigos españoles… solo me falta encontrar los más bellos paisajes inmortalizados en el cartón. ¡Espero encontrar! ¡Besos y gracias por pasar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s