Mitos electorales



Que los medios de comunicación manipulan signos y símbolos para transmitir un mensaje, que según los intereses imperantes puede parecerse mucho, poquito o nada a la realidad a la que se refiere, es harto conocido. Sin embargo, caer en el facilismo de culparlos por todas las representaciones sociales erróneas de nuestros tiempos es tan dañino como creer ciegamente en su benevolencia. En la generación de acontecimientos mediatizados no sólo hay reporteros y editores. Arriba, un Mr. Power casi siempre ávido de money. Abajo, un público sediento de información de cualquier tipo, mucha y preferentemente detallada[Un ejemplo actual: el doctor Burlando (una mezcla de Arnold Schwarzenegger y Ricardo Fort) hablando sobre la supuesta presencia de un perro en el cautiverio de Candela… violando el secreto de sumario y aportando información que el público no tiene por qué saber]

Pienso que los defenestrados medios de comunicación no deben cargar con toda la resposabilidad por el uso y abuso de su poder creador de imaginarios. También debemos centrar la mirada en el de arriba, el poderoso, el que tiene intereses trascendentes al discurso y que encuentra en las corporaciones mediáticas un camino seguro para hacer eco.

El (ex? vendido?) candidato a gobernador de Buenos Aires por la UDESO Francisco “Colo” De Nárvaez, estuvo hoy a la mañana caminando por la Guemes’ street (zona top de Mar del Plata) con su compañera de fórmula Mónica López. Desde mi humilde lugar de trabajo, vi que en la puerta se agolpaban chicos de rojo, muchos fotógrafos y gente demasiado sonriente. Cuando divisé el metro ochenta y pico del Colo, de impecable camisa blanca y con su tatuaje en el cuello (sí, es de verdad!), mi costado #cholulometidomandadoinquisidor, siempre a flor de piel, me movió a correr, subir, buscar el celular, salir, colarme, sacarle una foto. Los fotógrafos que retrataban al político hablando y saludando a señoras grandes, conversadoras y rellenitas, de pronto se hicieron a un lado. Quedó Francisco solo, observado. Era el momento ideal para tomarle la foto y retirarme.

"Estoy pensando un plan"

"Estoy pensando un plan"

Somos seres gregarios. La soledad nos pesa a todos. Fue un instante en el que la reputación y el mito tambalearon. A menos de un metro estaba yo, con mi celular en alto.  Una joven, entusiasta de la política y defraudada por los políticos en partes iguales. Muy, muy lejos de simpatizar con el empresario y candidato; más lejos de depositarle mi voto de confianza en alguna instancia electoral. En ese momento, me tranformé en su salvación.

Se me acercó rápido y me dijo “Hola!”, sorprendido, nervioso, apurado, agradecido, suplicante. Mi cholulismo y verborragia pudo más que las pocas pulgas. “Hola, Francisco! Gracias por visitarnos (?)”. “No, por favor”. Su sonrisa era ahora más confiada, canchera, casi franca. Recién entonces volvieron a dispararse los flashes.

Escena 1, toma 1: político en campaña

Escena 1, toma 1: político en campaña

Queridos compatriotas que nunca estuvieron en vivo y en directo con un político en campaña: no crean en la imagen y supuesta actitud del salvador asediado por la muchedumbre. Hoy yo misma fui avanzada por un pastor que de repente se halló sin rebaño y que me propuso, sin decirlo, protagonizar un espectáculo fugaz para la trasmisión en diferido.


Anuncios

Un comentario en “Mitos electorales

  1. “Hoy yo misma fui avanzada por un pastor que de repente se halló sin rebaño y que me propuso, sin decirlo, protagonizar un espectáculo fugaz para la trasmisión en diferido”
    Me encantó!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s