Felices Pascuas (de las verdaderas)


Varias festividades con trasfondo puramente religioso han sufrido “adaptaciones” (en sentido estricto son deformaciones) que actualmente coexisten con las celebraciones que intentan rescatar su sentido primero. Presumo que no escapan a este fenómeno comercial/cultural/sociológico ninguna de las religiones más arraigadas y consolidadas con el correr de los siglos. Por cercanía afectiva y como cristiana practicante, puedo ejemplificar con algunas fiestas propias de la Iglesia Católica.

Sin necesidad de remontarnos lejos en el tiempo litúrgico, la Pascua, celebración cristiana por excelencia, presenta al menos dos tintes distintos, según la entendamos como festividad judeocristiana o como un momento más en el año, caracterizado por “unos días de vacaciones” y por los ornamentos del conejo y sus huevos. Algo parecido sufren la Navidad, presentada a la sociedad meramente como Papá Noel, o el Día de los Santos Inocentes, mejor conocido como “el día en que está permitido gastar cualquier tipo de broma; cuanto peor, mejor”.

Lo interesante es comprobar cómo, a pesar de la reticencia de muchos y la indiferencia de otros, algunos ritos y simbolismos propios de la Cuaresma y la Semana Santa están presentes en nuestras sociedades; hasta me atrevo a decir que están llamativamente arraigados. Sentí curiosidad y sorpresa al escuchar una conversación entre conocidos “abiertamente anti” preguntándose cuándo es que NO PODEMOS (!) comer carne. Parecen contradictorios el descreimiento y el interés en cumplir el mandato religioso. Aquí entran en juego normas sociales informales e implícitas: aquellas que no pueden ser exigibles a todos los individuos (en este caso, porque se trata de la pertenecia de algunos a la religión), pero su cumplimiento condiciona el rechazo o la aprobación colectiva. La abstinencia de carne  en ciertos días de la Cuaresma es un precepto netamente cristiano, que evidentemente ha calado hondo, más que en los individuos, en la sociedad misma.

Volviendo a las deformaciones de fiestas como la Pascua, se me genera un interrogante: ¿Es bueno o dañino para la festividad que proliferen prácticas que poco tienen que ver con su esencia? ¿Qué es preferible, que el nombre “suene” aunque sea mayoritariamente asociado a cuestiones erróneas?

Personalmente me genera impotencia ver cómo desde el desconocimiento, el afán comercial o incluso deliberadamente “se vende” una cosa que no es. Sin embargo, intento apartarme por un momento de mis esquemas mentales, y pienso que seguramente Le divierte observar las pálidas representaciones humanas, pero que igualmente pueden ser disparadores para que muchos empiecen a ver Más Allá.


Anuncios

2 comentarios en “Felices Pascuas (de las verdaderas)

  1. Estoy de acuerdo con tu apreciación sobre lo que ocurre en estas fiestas religiosas. Sucede que hay tanta ignorancia en las personas, que todo se confunde con todo. Todavía no me queda claro porqué el huevo de pascua…
    Porque la gente hace las siete visitas, y luego no sabe el motivo de las mismas…
    porque sólo el viernes santo comen pescado, mientras que durante cuaresma ni se acuerdan…
    Dios quiera que todas las personas tengan a alguien que les explique (y predique con el ejemplo) el verdadero sentido de estos días. Mis dos hijos mayores aprendieron de sus clases de catequesis del colegio, el sufrimiento de Jesús, durante esta semana. Nosotros acompañamos en esa formación, viviendo en familia aquello que aprendieron . Esto me da mucha felicidad… pero hay que seguir haciendo apostolado con otros que no tienen esta posibilidad.

  2. Voy a abordarlo de esta manera:
    lo enmarcamos en la “Religiosidad Popular”…, aunque también hay en esto mucho de nosotros mismos, los cristianos, que no damos el ejemplo en el momento preciso, que por vergüenza o “el que dirán” nos quedamos pensando pero no obrando, pareciéndonos a Pedro, cuando lo niega tres veces antes de que cante el gallo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s