Posturas encontradas en la designación de un nuevo obispo para Mar del Plata


En la mañana de ayer la agencia católica AICA fue la primera en anunciar que la Diócesis de Mar del Plata tiene nuevo obispo: Monseñor Antonio Marino, hasta entonces obispo auxiliar de la Arquidiócesis de La Plata. El nombramiento procedente del Vaticano se produjo exactamente un mes después de que nuestro anterior Pastor, Monseñor Juan Alberto Puiggari, fuera designado arzobispo en Paraná.

Hasta entonces, han sido días en los que la Iglesia local instó a sus fieles a rezar fuertemente por los responsables de asignar un nuevo obispo a la Diócesis, decisión que finalmente llegó antes de lo esperado. Prevenidos de antemano de que estos menesteres pueden llevar meses y hasta años, el sentimiento generalizado era de espera cautelosa y medianamente prolongada.

Y sin embargo, hoy nuestra Diócesis vuelve a tener formalmente un Pastor, lo cual fue celebrado efusivamente por los fieles locales, y generó una serie de repercusiones incluso a nivel nacional.

Monseñor Marino ha entrado “en el candelero” desde que le fue encomendado el rol de portavoz de la Iglesia Católica en el encendido debate por la ley de matrimonio igualitario. Muchos dichos erróneos, falsos y tergiversados se han oído de uno y otro lado. Al flamante obipo se lo ha vinculado con las posiciones más intransigentes y los dichos más duros acerca de los homosexuales. Su reciente nombramiento ha sido una nueva oportunidad, un nuevo “round” aprovechado por medios nacionales y oficialistas principalmente, para criticar la designación y traer nuevamente a colación las supuestas declaraciones de Marino.

Página 12 y Tiempo Argentino han sido los medios que demuestran haberse ensañado más con Monseñor Marino por los acontecimientos referentes a la sanción de la ley de matrimonio igualitario. Haciendo oídos sordos a los verdaderos dicho de Marino, continúan adjudicándole una imagen negativa y despectiva que seguramente no merece. Sin hacer públicos sus méritos personales e intelectuales y su experiencia, se refieren al nombramiento simplemente como un “premio” del Vaticano por su firme postura respecto de los sucesos de julio de 2010.

Es lamentable que dos medios de tirada nacional describan así a nuestro obispo, siendo clara su cercanía ideológica al gobierno nacional (les quita credibilidad) y su mirada parcial y tan alejada de las sensaciones y pareceres de los implicados directos, los fieles de esta Diócesis.

Me alegró comprobar, en este sentido, que los dos principales diarios de Mar del Plata, se han mantenido en una postura más objetiva e incluso conciliadora, y reacios a replicar los dichos animosamente despectivos de los mencionados periódicos oficialistas. La Capital y El Atlántico, en consonancia con el sentimiento de alegría que nos embarga a los fieles por el inminente arribo de Monseñor Marino, han publicado informaciones que, si bien no cuentan con un desarrollo exhaustivo, se mantienen al margen de la polémica reanudada unilateralmente por algunos medios.

Gran acierto empatizar y estar en consonancia con el sentir popular, sin entremezclar la discusión política en un acontecimiento netamente religioso.

Anuncios

6 thoughts on “Posturas encontradas en la designación de un nuevo obispo para Mar del Plata

  1. Me re gustó la nota, porque siempre es complicada la relación religión/política. Lamentablemente para los católicos, no es sólo cuestión de postura política que los medios hagan hincapié en la postura de Marino; Clarín y la Nación, aunque nombraron de dónde viene, tmb relacionaron principalmente a Marino con su detracción al matrimonio gay, y sus fuertes palabras. Me parece que como católicos, lo que tenemos q buscar es que la Iglesia vuelva a tener en la sociedad una imagen positiva, y que se entienda que realmente lo que proclama es la salvación de los hombres, y no es una lucha de ideologías.

  2. Como siempre, un placer tener tu opinión, querida amiga 🙂
    No quiero pecar yo también de parcial, por eso agrego acá los links de las notas publicadas al respecto por Clarin http://www.clarin.com/sociedad/Papa-nombro-Obispo-Mar-Plata_0_458354258.html y La Nación http://herramientas.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1363519. En lo personal me parecieron más bien neutras, aunque ambos resaltan el rol “controversial” de Marino durante la aprobación de la mencionada ley. Particularmente creo que no hizo ni más ni menos que defender férreamente la posición de una institución de peso que aglutina el parecer de miles de fieles y ciudadanos argentinos con igual derecho a expresar su postura.

  3. Hola Juliana,
    Te felicito por la nota. El contenido esta muy bien elaborado, tu redacción es impecable y expones con una gran claridad. Me encanto que adjuntes Eunomia.
    Está muy bueno que, como comunicadores católicos, podamos exponer nuestro punto de vista ante las muchas mentiras y las verdades a medias de los medios.

  4. Fue mucha la tensión que se vivió en momentos de la tensión de la ley. Muchos no sabíamos cómo responder, aunque teníamos clara nuestra postura sobre la misma.
    Lo que no estuvo claro nunca fue cómo actuar. Y claro, si desde el Gobierno se nos enseña que el modo de actuar como sociedad es el enfrentamiento y además se emplea el mismo, muchos de los que no somos gobierno nos podemos comprar esa metodología.
    Como Iglesia, que somo todos, a muchos les puede haber pasado eso.
    Pero ya han pasado muchos meses, y la sociedad no aprendió. Ante el nombramiento de nuestro obispo, no faltaron las voces que solo pretenden enfrentarnos, y -agravando más la cosa- voces desde los medios que emplearon para este fin el medio de la desinformación, que pocos pueden advertir.
    Primero que a monseñor Marino, de un habitual perfil bajo, la inmensa mayoría de los marplatenses y de los argentinos, lo “conocieron” por estos medios. Y por eso, siguiendo la lógica del enfrentamiento, muchos opinaron pero sin conocer (váse la falta de comillas).
    Por ejemplo, el diario El Atlántico, cuyo titular que informaba que teníamos obispo era una frase atribuida erróneamente a Marino acerca de la tendencia al suicidio de las personas homosexuales, y el cuerpo de la nota, en lugar de informar con objetividad, más declaraciones que nunca dijo y que si las hubiera dicho (cosa que no fue ya que la agencia que las publicó se retractó al día siguiente) igual no tenían nada que ver con la noticia de que era nombrado obispo de Mar del Plata. Al día siguiente le dan derecho a réplica y abajo de su aclaración, publican con el título “¿desmentida?” o algo así, un párrafo de los 3 ó 4 que conformaron la aclaración de AICA que no era precisamente el que hacía referencia al error.
    Así nos informamos. Así nuestra sociedad aprende a opinar sin saber y a buscar el enfrentamiento en lugar del consenso.
    Incluso públicas personalidades se dejaron llevar por estos medios, tal vez desconociendo la desmentida de las terribles declaraciones, que a mi juicio debería haberse hecho más pública. Pero ¿a usted le parece que esos medios que llenaron sus páginas con esas declaraciones que nunca fueron (lo cual antes de la aclaración fue válido aunque siguió la lógica de buscar enfrentarnos) iban a tener el mismo espacio para aclarar que este obispo nunca dijo ni “hubiera dicho” según sus palabras, tales cosas? Y, no.
    Por eso, bienvenido este blog. En este caso tal vez sirva para prepararle el terreno a nuestro nuevo obispo, al que le tocó bailar con la más fea cuando fue nombrado presidente de la Comisión Episcopal de Seguimiento Legislativo, por lo que le tocó exponer la opinión de la Iglesia acerca de la ley de matrimonio y por consiguiente entrar en esa vorágine de intolerancias desde todos lados (todos); y ser tildado del más acérrimo opositor a la ley por los medios de desinformación, que no informaron su cargo ni sus incumbencias casi nunca.
    Por eso esta nota es un acto de justicia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s